BlackICE HSM: todas tus transacciones financieras seguras

 

Esta herramienta software facilita la gestión de los dispositivos que garantizan la seguridad de la información sensible de las entidades financieras

Desarrollada por Gradiant, esta tecnología reduce costes sin detrimento en la seguridad

España registró en 2019 un incremento de la facturación del comercio electrónico del 28,6%.  Este aumento no hace más que ejemplificar el proceso de digitalización que durante los últimos años experimenta la sociedad. Las ventajas de las tecnologías digitales son muchas, pero no por eso debemos descuidar los riesgos que traen consigo.

Los certificados y claves financieras constituyen el ADN digital con el que podemos demostrar nuestra titularidad antes las entidades financieras, y así prevenir posibles ataques de suplantación de identidad y fraude, uno de los principales retos de la transformación digital. Para garantizar la seguridad de sus clientes, las entidades bancarias utilizan módulos de seguridad hardware (HSMs) para asegurar y verificar todas las operaciones financieras  que sus clientes realizan diariamente. Estos dispositivos hardware (considerados los más seguros del mercado), velan por la confidencialidad y privacidad de nuestros datos personales cada vez que realizamos una compra online, una transferencia o abrimos una cuenta corriente; y aunque las garantías que ofrecen son muy altas, presentan todavía un elevado coste de mantenimiento y algunas limitaciones para su integración con aplicaciones empresariales.

Los HSMs llevan mucho tiempo como estándar en el sector de la banca asegurando las transacciones financieras de los clientes. A diario es necesario gestionar un elevado número de HSMs y su integración con los servicios financieros es compleja. En el escenario digital y cambiante en el que vivimos es preciso adaptar las soluciones de los fabricantes de HSMs a realidades cada vez más dinámicas.

BlackICE HSM hace frente a las dificultades que supone operar con el elevado número de HSMs que necesitan las entidades para proteger las transacciones financieras de sus clientes. Esta herramienta desarrollada por Gradiant da respuesta además a otra de las grandes necesidades de estas empresas: la integración de sus aplicaciones de negocio con los HSMs.

 

BlackICE HSM, el aliado perfecto para garantizar la seguridad y la privacidad

El nacimiento de la banca electrónica trajo consigo la digitalización del sector y nuevos riesgos, como el fraude al que pueden estar expuestos usuarios y entidades financieras. Estas deben proporcionar a sus clientes un entorno seguro en el que operar y es justo ahí, para proteger las transacciones bancarias, donde aparecen los HSMs.

Diseñado para sectores como el financiero y el asegurador, caracterizados por sus estrictas normativas de seguridad internacionales, BlackICE HSM proporciona una solución que ataja cada uno de sus principales problemas. Las entidades financieras gestionan y custodian cada día miles de claves y certificados en sus servidores criptográficos; por lo que además de su empleo para garantizar la seguridad, privacidad e integridad de las operaciones y transacciones bancarias, el uso de HSMs es recomendado, e incluso obligado, para el cumplimiento de las premisas de las normativas que aplican en el sector financiero, como el conjunto de estándares PCI, la directiva PSD2 y los reglamentos eIDAS o RGPD.

Evitando la necesidad de personal experto, BlackICE HSM facilita la monitorización de pagos, cobros, cambios de moneda, préstamos y otros procesos de negocio que hacen uso de hardware criptográfico. Además, esta solución destaca por su capacidad de centralizar en una única herramienta la información de todos los HSMs de la organización, de manera que se facilitan considerablemente los procesos de auditoría.

Actualmente, BlackICE HSM ya está integrado en alguna entidad bancaria para llevar a cabo procesos de migración e integración de HSMs con sus servicios de lógica financiera. Así, esta herramienta pone fin a la dependencia de usuarios de HSMs con fabricantes, simplifica y hace más eficiente su gestión, minimiza la cifra de dispositivos necesarios, reduce los elevados costes actuales y facilita los procesos de auditoría.

 

Líderes en ciberseguridad y protección de la identidad

El recorrido de Gradiant en seguridad está avalado por el desarrollo de un gran número de soluciones tecnológicas seguras, aplicando los principios de security & privacy by design. Soluciones como las basadas en el procesado de datos en dominio cifrado, que permiten realizar operaciones en la nube con datos encriptados, manteniendo la confidencialidad y privacidad de los mismos; o soluciones basadas en módulos de seguridad hardware para la gestión segura de claves y certificados digitales, demuestran su experiencia en el ámbito.

Gradiant también ha aplicado el paradigma del IoT (Internet de las Cosas) seguro en escenarios reales donde la seguridad juega un papel decisivo; ha desarrollado herramientas biométricas basadas en reconocimiento facial, de firma o de voz; y ha trabajado en tecnologías embarcadas en drones y UAVs para evitar, por ejemplo, el spoofing (hackeo) de las señales GPS que guían los vehículos autónomos o tripulados remotamente.

Actualmente, Gradiant arranca 2020 al frente de en la red nacional ÉGIDA, beneficiaria de las Ayudas Cervera del Centro para el Desarrollo Tecnológico Indistrial y el Ministerio de Ciencia e Innovación. Una apuesta por la innovación para liderar el posicionamiento de España en el ámbito de la seguridad y privacidad de la información en la que trabajarán 80 profesionales durante los próximos 3 años en tecnologías de criptografía aplicada, identidad digital y privacidad, seguridad en sistemas distribuidos y en el desarrollo de sistemas de información seguros.