Aplicaciones de la realidad aumentada

La realidad aumentada, entendida como la proyección de objetos virtuales sobre el entorno físico, es una tecnología madura. Según un informe de la compañía Gartner Research, abandonó los laboratorios para darse a conocer de forma masiva en torno a 2005. Más tarde, con la revolución de la telefonía móvil las aplicaciones de realidad aumentada se extendieron a estos dispositivos. Actualmente nos encontramos en el punto de inflexión hacia la realidad aumentada inmersiva: desde los teléfonos móviles a las gafas o lentes de contacto, que potencian la usabilidad.

Al respecto, una de las novedades en el mundo de la realidad aumentada es Google Glass (http://www.youtube.com/watch?v=9c6W4CCU9M4). Google utiliza esta tecnología para explorar y compartir datos del mundo real superponiendo información en unas gafas, controladas mediante comandos de voz.

Independientemente de que se ejecuten en dispositivos estáticos, móviles o embebidos, las aplicaciones de realidad aumentada pueden clasificarse en dos grandes grupos: (1) por localización en exteriores o (2) por anclajes visuales. También existen aplicaciones que combinan ambas aproximaciones.

Las aplicaciones de localización en exteriores utilizan sensores del dispositivo móvil como acelerómetros y GPS. Una vez se lanza la aplicación, se reciben datos de los sensores y en función de la orientación del dispositivo se muestra información virtual superpuesta en las imágenes que captura la cámara. Layar, Wikitude o 3D Compass AR son las apps más maduras. En el ámbito de ocio y entretenimiento existen otras apps como Google SkyMap, Star Walk o Spyflass, que permiten rastrear objetos del sistema solar, juegos (Sky Siege) y redes sociales (Yelp Monocle)

En cuanto a las aplicaciones de realidad aumentada basadas en anclajes visuales, se apoyan en códigos de barras, QR o reconocimiento de imágenes específicas (por ejemplo, caras). Funcionan como sigue: se apunta la cámara del dispositivo a un marcador y, una vez éste se reconoce, se crea el contenido virtual asociado y se muestra dicho contenido mientras el marcador esté visible. Se han utilizado en educación (AR Chemistry, LearnAR), planificación urbana y de construcciones (visita guiada de un hotel que no existe), publicidad y marketing (probador virtual), ocio y entretenimiento, procesos de mantenimiento industrial (reparación de vehículos), etc.

Gradiant cuenta con experiencia en tecnologías activadoras para los ámbitos sanitario y de automoción. Partiendo de un marcador visual, las apps ilustran procesos reales con objetos 3D, reduciendo la curva de aprendizaje de los profesionales.

 

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn