Visión multiespectral

El concepto de adquisición de imagen multiespectral es ya relativamente antiguo, empleándose, por ejemplo, en la imagen de satélite para inspección de la superficie terrestre desde hace décadas. Sin embargo, no ha sido hasta los últimos años, con la evolución de sensores CCD y CMOS de alta sensibilidad en el infrarrojo cercano (hasta 1000nm) y el desarrollo de de sensores basados en tecnologías alternativas como el InGaAs (sensible entre 900nm y 1700nm) o el HgCdTe (900nm a 2500nm), que se ha generalizado el concepto de visión multiespectral o visión hiperespectral. La clave es extender el análisis de imagen tradicional del dominio espacial al espectral, aprovechando la información precisa en el rango de longitudes de onda que nos proporciona la adquisición de imágenes de múltiples bandas estrechas en una misma escena.

alt

En la actualidad, están surgiendo numerosos campos de aplicación para estás tecnologías como pueden ser:

  • Inspección y análisis de color, dado la mayor precisión conseguida frente a las mediciones tradicionales RGB.
  • Espectrografía analítica, aplicando la separación de información en bandas al análisis de composiciones a través de sus bandas de absorción en diferentes longitudes de onda. Está siendo empleada en industria químicas, farmacéuticas, alimentarias, etc.
  • Control de calidad e inspección. El poder adquirir y procesar imágenes en bandas aisladas permite expandir las posibilidades de inspección, desde detección de golpes o podredumbres en frutas a ver el interior de envases opacos en el espectro visible o supervisar el proceso de fabricación de circuitos electrónicos.
  • Teledetección para aplicaciones geológicas, análisis de aguas, explotaciones mineras, control forestal o de cultivos, etc.
  • Aplicaciones médicas para monitorización y detección de enfermedades, etc.

En Gradiant estamos trabajando en la integración de sistemas de adquisición de imagen multiespectral para aplicación en reconocimiento facial. El uso de imágenes de banda estrecha en el infrarrojo cercano permite trabajar con iluminación activa y aislar el efecto de fuentes de iluminación externas. Esto puede facilitar el desarrollo de algoritmos robustos de localización y alineación, además de nuevas fuentes de información para los algoritmos de reconocimiento. La ampliación del rango espectral al infrarrojo cercano, junto con el análisis de imagen visible, proporciona una fusión de técnicas que permite mejorar el funcionamiento de sistemas biométricos convencionales, en los que Gradiant cuenta con una amplia experiencia, avalada por numerosas publicaciones en revistas y conferencias internacionales.

 

 

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn