Tecnología satelite multi-haz: Reduciendo la brecha digital

Gabriele Boccolini | Investigador

La Unión Europea (UE) busca alcanzar el 100% de cobertura de banda ancha para el año 2013, el aumento del ancho de banda hasta 30 Mbps para todos los europeos en 2020, con el 50% o más de los hogares suscritos a conexiones de Internet con tasas por encima de los 100 Mbps. Este es el principal objetivo de la Agenda Digital Europea, destacada iniciativa de la Estrategia Europa 2020 para promover la inclusión social y la competitividad en la UE.

El principal reto de este ambicioso objetivo es cerrar la brecha digital de las zonas rurales que aún no están servidas por la infraestructura de banda ancha terrestre. La tecnología de satélites geoestacionarios es la solución más atractiva debido a la capacidad de ofrecer amplias coberturas sin necesidad de recurrir a infraestructura terrestre. Sin embargo, los altos costes y las bajas tasas de transferencia de datos de las clásicas tecnologías satelitales, las han relegado al papel de tecnologías de nicho.

Ahora nos enfrentamos a una nueva era de la comunicación por satélite con la introducción de la tecnología multi-haz, la cual permite la reutilización de frecuencias al  igual que se realiza en los sistemas celulares, permitiendo así aumentar el rendimiento a la vez que se reducen los costos unitarios de banda ancha por satélite. Hoy en día, los servicios de banda ancha por satélite se ofrecen en Europa a través del KaSat, satélite multi-haz lanzado en 2010 y fabricado por EADS Astrium. Por otro lado, actualmente están en curso varios proyectos financiados por la ESA (Agencia Espacial Europea) para potenciar la tecnología de satélite multi-haz con el objetivo de ofrecer en 2020 un Tbps utilizando un solo satélite.

Gradiant está colaborando con algunos de los actores más influyentes de la industria europea de satélites, tales como Thales Alenia Space, EADS Astrium, DLR y Avanti Communications, dentro del proyecto europeo BATS (acceso de banda ancha a través de sistemas integrados terrestres y por satélite), que tiene como objetivo aunar ambas tecnologías, satélite y terrestre, para ofrecer acceso de banda ancha a todos los europeos, avanzando además en la reducción del coste por bit del segmento satelital.

 

 

 

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn