RFDAC

La generación de las señales asociadas a un servicio de comunicaciones no tiene lugar, en general, directamente sobre la banda del espectro asignada al mismo, sino que es muy habitual que primero se sinteticen en banda base, y seguidamente se trasladen a la frecuencia pertinente. Este proceso se realiza en las denominadas etapas de modulación en frecuencia de los transmisores, las cuales se implementan, prácticamente sin excepción, de forma analógica.

Las etapas de modulación analógicas se caracterizan por ofrecer una flexibilidad y escalabilidad limitadas. En efecto es habitual que el desplazamiento aplicado en las mismas sea inalterable, si bien se dispone de algunos mecanismos para lograr una sintonía variable a lo largo de cierto margen de frecuencias, cuyo rango suele ser proporcional a la complejidad estructural de la etapa. Además, éstas a menudo se limitan al procesado de canales adyacentes, pues normalmente no pueden posicionar, simultánea e independientemente, dos señales en frecuencias muy separadas. Un claro ejemplo de todo ello se encuentra en los moduladores utilizados en aplicaciones de cable, pues para situar un bloque de canales de 6 u 8MHz de ancho de banda alrededor de cierta frecuencia entre 50 y 1GHz, primero lo modulan a una frecuencia fija próxima a los 2.5GHz, y a continuación lo demodulan a la frecuencia deseada.

La aparición en la década pasada de convertidores Digital-Analógico con tasas de varios GHz (también conocidos como RFDACs) marca un hito en el desarrollo de los transmisores de comunicaciones, pues estos dispositivos permiten sintetizar señales directamente en bandas de radiofrecuencia sin necesidad de etapas de modulación analógica. Ello no sólo elimina las limitaciones asociadas a estas últimas, sino que a mayores proporciona diversas ventajas:

1. Flexibilidad: el proceso de modulación en frecuencia se realiza mediante técnicas digitales, por lo que cualquier señal puede desplazarse a cualquier frecuencia dentro de la banda de operación del RFDAC.

2. Escalabilidad: un mismo RFDAC puede generar múltiples canales independientes y emplazarlos en frecuencias arbitrarias, incluso de forma dinámica; así un transmisor puede habilitar o silenciar canales dependiendo de sus necesidades.

3. Agilidad: las etapas de procesado digital permiten reasignar frecuencias de forma prácticamente instantánea a lo largo de bandas de hasta varios GHz.

En la actualidad la aplicación más extendida para los RFDACs es la difusión de contenido multimedia en redes de cable, pues un único convertidor puede sintetizar todo el espectro empleado, i.e., 160 portadoras QAM de 6MHz –canalización norteamericana– o 120 de 8MHz –canalización europea– situadas entre 50MHz y 1004MHz.

Gradiant cuenta con una amplia experiencia en el campo de la síntesis digital directa y actualmente sus investigadores se hallan involucrados en varios proyectos en los que se emplean RFDACs. Ello ha dado lugar a diversos bloques de propiedad intelectual y a un modulador en frecuencia digital multicanal, completamente funcional y compatible con cualquier RFDAC comercial actual.

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn