R. Míguez: “No podemos vivir de espaldas a lo que los niños ya utilizan en su día a día”

ruben_miguez_landscape_cabecera

 

“En Marzo tendremos un prototipo funcional de IN2IT a prueba en varios colegios”
“La tecnología ya está preparada para entrar en las escuelas, el único problema es gestionar el cambio”
“El eLearning es una realidad, no podemos vivir de espaldas a lo que los niños ya están utilizando en su vida fuera de la escuela”

– Qué es IN2IT?

– IN2IT sustituirá la libreta que llevan los profesores en el aula por su equivalente electrónico. La idea es que el profesor no tenga que perder el tiempo en tareas “burocráticas” y pueda dedicar tiempo de calidad a lo que realmente importa, que es educar a los alumnos. Monitoriza constantemente  el desempeño de los alumnos, en tiempo real y crea reportes automáticos. Al acabar la clase el profesor tendrá un reporte de todo lo que ha pasado durante la clase, y no tendrá que perder tiempo en hacerlos a mano, lo único que tendrá que hacer el docente es reflexionar sobre lo que ha pasado durante la jornada. IN2IT será una herramienta de que le dará información necesaria para tomar las mejores decisiones sobre cómo mejorar el desempeño de sus alumnos de cara a la clase siguiente.

– Qué va a permitir IN2IT a nivel práctico, en el día a día?
– La ayuda que queremos que preste IN2IT se estructura en dos aspectos clave. En primer lugar, queremos ayudar en la preparación de la clase. Es decir, en la toma de decisión sobre cuáles serán los contenidos que va a proporcionar el docente a los alumnos, proporcionándole información sobre el desempeño y las necesidades de cada alumno, es decir: qué es lo que el alumno ya sabe, qué es lo que no sabe, y sobre todo en qué necesita mejorar cada uno de los niños de la clase.
En segundo lugar, IN2IT también ayudará en algo tan vital como es la comunicación del profesor con los padres. Permitirá una comunicación mejor, mayor y más rápida con las familias.
– La colaboración entre padres y profesores es fundamental de cara a la educación de los niños…
– Es algo a lo que tenemos que prestarle muchísima atención, por supuesto. Hoy en día, en general la gestión de la comunicación profesor – padres, o padres – profesor es en general muy poco eficiente. Muchas veces se limita a una reunión trimestral en la que se informa brevemente de lo que tiene que mejorar el alumno, sin tiempo para contextualizar, ni para hacer demasiadas aportaciones, ni para poder recibir feedback suficiente para ninguna de las partes. En el mejor de los casos, se mantienen tutorías personalizadas cada poco tiempo con los padres o tutores, pero estas reuniones requieren de un tiempo de preparación larguísimo… Un tiempo del que normalmente un profesional de la enseñanza no dispone. Hay que recopilar información relevante sobre el alumno en particular, construir una narración que aporte soluciones en base a esos datos y exponerla a los padres, sin contar con el seguimiento y la monitorización de los avances en el alumno que requieren estas acciones. Con In2It esta tarea se simplifica: Nuestra herramienta genera un reporte individualizado sobre el desempeño, las debilidades y las fortalezas de cada alumno de forma periódica sin que el profesor tenga que hacer nada más que revisar la información e incluir las anotaciones que desee. A la hora de tener que preparar las reuniones con los padres, tendrá toda la información disponible y formateada de acuerdo a sus necesidades, por lo que la comunicación con los padres mejora, se hace más comprensible y sencilla de preparar. Además, el monitorizado posterior de los avances del alumno se hace mucho más fácil y sistemático.
– ¿Cómo se puede avanzar en la convivencia de tecnología y educación? Parece algo inevitable pero nadie parece tener la receta definitiva…
– Es que la tecnología ya está preparada para aportar valor en las escuelas. El problema es cómo gestionar ese cambio, más que la tecnología en sí misma… Es decir: cómo desarrollamos una tecnología que de verdad sea efectiva, necesaria y que de verdad genere valor. El acercamiento desde la tecnología a los colegios debe de cambiar. No puede ser que no se cuente con los profesionales ni con los alumnos a la hora de aplicar las nuevas tecnologías a la enseñanza. No podemos desarrollar una tecnología e intentar meterla con calzador en un entorno tan delicado. El proceso debería de comenzar por descubrir las necesidades de los docentes trabajando codo con codo con ellos, aprendiendo sobre sus procesos de trabajo y sobre lo que de verdad necesitan. Comenzar por tener una idea con potencial y validarla con pedagogos, y durante el desarrollo de esa idea, hablar y colaborar constantemente con profesores y alumnos. Sólo así podemos solucionar problemas y facilitar procesos, la verdadera forma de aportar.
– Y ese paso intermedio, el de colaborar, debería de ser lo más importante?
– Claro, es la forma de implicar al profesor en la solución de sus problemas. Así y todo, hay que tener en cuenta una dificultad fundamental en esta aproximación, y es que los procesos y las formas de trabajar de cada profesor son distintas. Ese dicho que dice que “cada maestrillo tiene su librillo” es totalmente cierto y además no podría ser más actual. Cada profesor está acostumbrado a una serie de métodos propios, por lo que hacer algo útil para todos es tremendamente difícil. Eso sí, si puedes hacer algo útil para muchos profesores, o que sirva para resolver un problema concreto que sea común a todos, eso ya es un enorme avance.
– Y cuál es el problema que queréis resolver con IN2IT?
– IN2IT está enfocado en la evaluación, que es quizá el ámbito más complejo de todos, y donde mejor se aprecia esta realidad de los diferentes métodos de cada docente. Nosotros estamos intentando desarrollar una solución que sea lo más generalista posible, pero sobre todo que sea útil. Hemos detectado un problema común a todos y estamos intentando solucionarlo con su colaboración. Queremos mejorar la gestión de la información, y con un sistema que sea fácil de usar para el docente. Hay que conseguir una experiencia de uso lo más simple posible, porque si al final la solución que llega al aula requiere de un manual de uso, no va a ser útil. Además, por encima de no solucionar ningún problema, va a crear otro. Si algo nos han enseñado aplicaciones de enorme éxito como Whatsapp u otras, es que la simplicidad de uso es clave.
– Cuál es el encaje del eLearning en España y en Galicia?
– Realmente es una necesidad, porque no podemos vivir de espaldas a las herramientas que los niños están utilizando en su vida, en su entorno fuera de la escuela. Ya deberíamos de estar aplicando la tecnología en el día a día de las aulas. Es evidente que nos enfrentamos a problemas: En concreto en Galicia, la conectividad de las aulas es mejorable, sobre todo en los entornos rurales. Aún hay dificultades de acceso a internet, aunque la situación haya mejorado muchísimo debido a los esfuerzos de las instituciones públicas para resolver este problema. Otro problema fundamental son las reticencias de padres y profesores a introducir la tecnología en los procesos educativos… A veces la tecnología se ve como algo maligno. En esto, y vuelvo a lo que te comentaba antes, los desarrolladores también tenemos nuestra parte de culpa, porque muchas veces se desarrolla la tecnología sin tener en cuenta las necesidades o las opiniones del profesorado y eso hace que los desarrollos no aporten valor y no sirvan para mucho. Aunque parece que vamos dando pasos adelante en este sentido: Por ejemplo aquí en Galicia el gobierno autonómico ha puesto en marcha el programa EDIXGAL… Ya hay escuelas que tienen sólo tienen contenidos digitales: no hay ni un libro en papel. Y ese es el futuro inmediato: Este año serán sobre 80 escuelas, pero el año que viene no sabemos en cuanto crecerán: 100, 150, 200, 300… Es hacia donde hay que ir.
– Pero es un choque generacional muy grande, incluso cultural…
– Sí lo es, porque entre otras cosas, el profesorado más  tradicional tiene sus mecanismos, está habituado al libro de texto, la pizarra y los apuntes. Pero no podemos olvidar que hoy en día el niño tiene acceso a millones de fuentes distintas. Un ejemplo: El profesor puede explicar en su clase según lo que marca el libro de texto, ceñirse a lo que figura en el libro “de pe a pa”, y explicarle al alumno una única visión sobre un asunto, la del libro. Pero seguramente el niño ya ha visto en Internet que existen muchas más aproximaciones al asunto del que le ha hablado el profesor en su clase, muchas otras visiones diferentes, y no todas serán las correctas pero seguramente tampoco estén todas equivocadas. Se aportan otras visiones diferentes. Eso creará un conflicto y un problema al que no estábamos acostumbrados hasta ahora. Ese será (y de hecho ya es) el gran choque. Todos hemos aprendido conforme a los contenidos que había en un libro de texto determinado. Ahora los alumnos, más que ir a buscar los contenidos en un libro de texto, van a ir a buscarlos a Internet.
– Acceder al conocimiento nunca había sido tan sencillo, y tan difícil a la vez.
– Y nos lleva a la pregunta de qué evaluar ahora… El conocimiento? Las competencias? La capacidad de aplicar esos conocimientos adquiridos de forma transversal? Eso es lo que hace que los profesores tengan mayor dificultad en adaptarse. Con las nuevas tecnologías este modelo puede simplificarse: Se puede y se debe liberar al profesor de esa carga de trabajo que consiste en averiguar específicamente e individualmente qué saben o qué no saben los niños, para que se puedan fijar más en el propio proceso de enseñanza-aprendizaje. Cosas como el trabajo en equipo, las actitudes y las aptitudes que demuestran los alumnos, o fomentar las buenas actitudes. Pero claro, la pedagogía tiene que evolucionar también de la mano de la tecnología. Quizás no haya que enseñar cómo usar el Word  -por poner un ejemplo muy sencillo-, sino cómo usarlo para conseguir un determinado fin. El fin no debería ser la tecnología, sino los resultados que podemos conseguir utilizándola de manera adecuada.
– Cuándo sabremos algo más de IN2IT?

– A finales de marzo tendremos un primer prototipo funcional que podamos introducir en algunos centros, y a partir de ahí haremos pruebas con alumnos reales, para comprobar qué es lo que funciona, qué es lo que resulta útil y qué es lo que no aporta valor… Y a partir de ahí, poder probarlo en un curso entero, ya para el próximo septiembre.

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn