La deduplicación: “Adelgazar” los datos para ahorrar espacio… Y dinero.

Con el paso del tiempo la protección de los datos de las empresas se ha ido convirtiendo en una actividad cada vez más complicada. Según un reciente estudio de Forrester Research (FR) el 90% de los datos del mundo han sido creados en los últimos dos años y de ellos en Internet residen 3,5ZB (ZetaBytes, aproximadamente 3,5 Billones de GigaBytes). La tendencia general es que los datos almacenados por una organización se doblen cada año. Aunque muchas empresas siguen apostando por el respaldo de datos en cintas, la complicada gestión, almacenamiento y administración de esas copias las convierte en un problema para muchos negocios.

 

Estos factores y muchos otros han provocado que se cree una tendencia hacia el migrado del respaldo de datos a la nube. Según FR el porcentaje de empresas que realizan algún tipo de copia de seguridad en la nube es de un 15%, un porcentaje que se ha doblado a lo largo del último año. Según una encuesta realizada entre empresas que han contratado un servicio de Backup-as-a-Service (BaaS), los principales motivos han sido: reducción de costes en almacenamiento (61%), mayor frecuencia de backups (51%) y ahorro de costes de administración (50%).

 

Como se puede apreciar, la reducción de costes en almacenamiento es con diferencia el factor más influyente para adoptar un modelo BaaS. Este ahorro de costes se logra mediante dos factores principalmente: la economía de escala de los proveedores cloud y la tecnología denominada deduplicación. La deduplicación permite un ahorro drástico del tamaño de almacenamiento necesario para backups. A diferencia de la compresión, no recodifica los datos para disminuir su espacio en disco. En su lugar busca eliminar la redundancia, es decir, localiza fragmentos de información repetida y los sustituye por un enlace a una única copia de esa información. Según la eficiencia del algoritmo de deduplicación y la redundancia en los datos se puede hablar de un factor de reducción desde 2:1 hasta 500:1.

 

Aunque el porcentaje ha disminuido con respecto a años anteriores, un 78% de las empresas que usan servicios BaaS muestran preocupación por la seguridad y privacidad de sus datos. La mejor forma de solucionar esta problemática es mediante el cifrado de las copias de seguridad con una clave privada del usuario antes de enviar los datos a la nube. Sin embargo, la aplicación directa de los algoritmos de cifrado y de deduplicación puede suponer, sin una técnica adecuada, un ahorro escaso o incluso inexistente en el almacenamiento, ya que el cifrado ofusca el contenido de los ficheros y dificulta poder eliminar la posible redundancia en datos de diferentes usuarios.

 

En Gradiant trabajamos para mejorar la eficacia de las copias de seguridad, buscando la eficiencia de la deduplicación y del ancho de banda usado en el respaldo de los datos, y aplicando técnicas compatibles que permiten al mismo tiempo la seguridad y la privacidad, incluso frente al proveedor cloud.
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn