La ciudad vive y es inteligente

Gradiant | Redacción

Las ciudades crecen de forma acelerada y los ciudadanos cada vez demandan más información y mejores servicios. El desafío es cómo responder a las necesidades de los habitantes de manera efectiva en el marco económico en el que nos movemos. El flujo de crecimiento es imparable en las ciudades y hay que responder a esta demanda lo antes posible con recursos económicos insuficientes. No existen los milagros pero sí las iniciativas inteligentes. ¿Cómo solucionar el problema? La tecnología es la respuesta. El concepto de ciudades inteligentes o “Smart Cities” en inglés, es un término que se acuñó hace dos décadas pero es en los últimos años en los que este término ha cobrado fuerza y se ha visto como alternativa a la crisis económica y como respuesta a las demandas de los ciudadanos de la sociedad del siglo XXI.

Hasta hace poco, el concepto de “Smart City” se centraba en buscar las vías más adecuadas para manejar de forma eficiente la energía y producir menos emisiones de CO2, pero, ahora -sin obviar ese objetivo- el componente clave es la tecnología de la información: cómo hacer que el ciudadano sepa con qué servicios puede contar y cómo puede sacar el máximo provecho de ello. Las posibilidades son infinitas e increíblemente económicas para el gobierno de una ciudad o comunidad. De hecho, los expertos aseguran que es más barato introducir los procesos de la información en las ciudades que no hacerlo. La realidad es que, en estos momentos, la sociedad está abocada a procesos imaginativos para demostrar que se puede mejorar la situación de los ciudadanos si se hace inteligentemente.

Hace 20 años, si se quería ganar una carrera de Fórmula 1, había que tener un buen coche y un buen conductor, con esos dos factores había muchas posibilidades de ganar la carrera. Hoy en día, los equipos y los coches cuentan con sistemas capaces de medir la información en tiempo real que permiten procesar la información y corregir fallos sobre la marcha, tomar las decisiones apropiadas en un segundo y ganar la carrera a pesar de no contar con el vehículo más rápido, con el piloto más cualificado o con el mejor equipo mecánico de toda la competición. En las ciudades pasa lo mismo. Al final, son éstas las que establecen la relación con los ciudadanos. Una ciudad es más o menos inteligente si se aprovecha la información disponible para tomar decisiones que hagan de esa ciudad más eficiente o más sostenible, gracias a los datos que recibe de los ciudadanos.

Una solución “personal” y específica para cada ciudad
De igual forma que un mismo traje no le sienta bien a todo tipo de personas, no hay  una solución única para todas las ciudades. Cada ciudad tiene su ritmo y sus necesidades y por tanto necesitará una solución específica y adaptada. En este sentido, la Universidad de Oulu en Finlandia, convocó el concurso “1st International Open Ubiquitous City Challenge” también llamado UBI Challenge, en el que invitaba a toda la comunidad científica internacional a enviar propuestas para crear el prototipo o punto de partida, que sería el espejo en el que basar las iniciativas tecnológicas en el resto de las ciudades de Europa. De todas los proyectos recibidos, la propuesta de Gradiant y la Universidad de Vigo, RunWithUs, fue una de las cuatro elegidas para ser implementada y probada “in situ” en Oulu. La prueba, consistió en un servicio para motivar a los ciudadanos a practicar deporte. Los usuarios se registraron en unos displays disponibles por toda la ciudad y a través de la infraestructura Wifi de Oulu y los dispositivos dotados con Wifi (teléfonos, mp3…) de tal forma que se creó una red social en la que se podían compartir los datos de los entrenamientos y resultados con los amigos y competir con ellos, así como saber en tiempo real quien de estas personas estaba practicando deporte en ese momento.

La prueba piloto de desarrolló con éxito y Gradiant actualmente, como referente de los centros tecnológicos a nivel nacional, trabaja en proyectos y sistemas relacionados con las ciudades inteligentes como el S-MIM (S-band Mobile Interactive Multimedia), desarrollado en el marco del proyecto europeo SafeTRIP, que ofrece diferentes clases de servicios como son la difusión móvil e interactiva de datos y de contenido multimedia, la mensajería para terminales móviles y vehiculares o los servicios de emergencia en tiempo real. Los servicios están enfocados, principalmente, a fuerzas de seguridad, protección civil y cuerpos de bomberos.  Algunos ejemplos de estas potenciales aplicaciones de este sistema son la telemetría en automóviles, la monitorización de tráfico en tiempo real siendo así capaz de detectar y prevenir atascos informando a los conductores sobre el estado de las vías de circulación, el envío de mensajes de emergencia en caso de accidente, la monitorización de mercancías peligrosas o la monitorización ambiental. Gradiant está en disposición de ofrecer una solución adaptada a las necesidades de cada ciudad aplicándo las máximas de desarrollo, sostenibilidad y calidad a precios muy competitivos.

Cualquier ciudad puede ser una “Smart City”
Además, recientemente la Comisión Europea (CE) ha anunciado que destinará 365 millones de euros en 2013 a impulsar las redes de transporte sostenible, las nuevas tecnologías y la eficiencia energética en las ciudades de la UE, dentro de la iniciativa “Ciudades y comunidades inteligentes”. Estos fondos se invertirán en proyectos de los sectores citados anteriormente y llevados a cabo en colaboración  con las autoridades locales con el fin de crear ciudades más inteligentes. Esta cantidad no responde a una iniciativa nueva, sino que procede de los fondos comunitarios previstos para este tipo de iniciativas en el periodo 2007-2013. La iniciativa “Ciudades y comunidades inteligentes”se puso en marcha en 2012 con un presupuesto de 81 millones frente a los 365 millones que están previstos para 2013.