Interferidores inteligentes

Los interferidores de radiofrecuencia son dispositivos que generan ruido en las bandas de comunicaciones, inhabilitándolas. Sus aplicaciones habituales están relacionadas con la seguridad (para proteger vehículos o actos oficiales frente a transmisiones no autorizadas, como telemandos) o el ocio (para impedir que los teléfonos suenen en eventos sociales). En la mayoría de los países son ilegales, pues las bandas en las que actúan están cedidas a operadores mediante un canon, pero suelen considerarse alegales en la práctica (siempre que su influencia se atenga a un recinto cerrado). Por esta última razón, en los últimos años ha proliferado la venta por Internet de dispositivos de este tipo provenientes, fundamentalmente, de China. Lamentablemente, se está detectando su utilización sistemática en robos, para anular alarmas remotas por telefonía móvil. En cualquier caso, se trata de un campo de trabajo que no se puede ignorar.

noticia_redes

La aproximación de Gradiant a esta problemática esta fundamentalmente orientada a las aplicaciones de seguridad, y sigue dos líneas, vinculadas a otras tantas tecnologías novedosas que no están presentes en las soluciones actuales de mercado.

Por un lado, la utilización de sistemas de radio definida por software (SDR). Se trata de equipos que pueden asumir distintas funciones sobre un mismo hardware, porque la mayor parte de la implementación consiste en programas intercambiables. En la fotografía siguiente se muestra un equipo SDR sobre el que hemos desarrollado con éxito un interferidor GSM.

Por otro, la utilización de sistemas de radio cognitiva. Se trata de sistemas que optimizan su transmisión radio según el estado del espectro en su ubicación. Por ejemplo, pueden detectar “huecos” y realizar sus transmisiones en ellos, libres así de interferencias. A efectos de este artículo, nos interesan dos de sus capacidades: el análisis del espectro y el intercambio de información con sistemas afines. Un interferidor puede ser mucho más efectivo si concentra toda su energía en las bandas en las que hay señal y la adapta en función de la naturaleza de dicha señal (no es lo mismo interferir WiFi que GSM, por ejemplo). El intercambio de información permite ampliar la visión del entorno sin extender el rango de actuación.

La capacidad de análisis de transmisiones existentes puede emplearse para un fin totalmente distinto del de los interferidores, pero sumamente interesante en el campo de la seguridad: la detección de presencia de interferidores de delincuentes (en definitiva no son más que otro tipo de transmisor, con una señal característica).

Aplicando todo este conocimiento, Gradiant, en colaboración con la Universidad de Vigo, aspira a que los nuevos sistemas de interferencia para aplicaciones de seguridad sean más eficientes y, al mismo tiempo, respetuosos con los ciudadanos que transiten fuera de los perímetros de seguridad.