Cloud brokers, la respuesta a los ‘silos cloud’ y una oportunidad de negocio

Luis Rodero Merino | Investigador

Los cloud brokers (intermediarios cloud) están recibiendo una atención cada vez mayor, no solo en foros tecnológicos, sino también en empresas de consultoría estratégica como Gartner y Forrester o publicaciones como Finantial Times. Se les considera como una tecnología que dominará la computación en la nube en los próximos años, y a su vez como una oportunidad de negocio. ¿Pero por qué es así? ¿Cuál es el papel de los cloud brokers?

Hoy en día hay una variada oferta de soluciones en la nube. Los usuarios pueden demandar recursos de distintos proveedores (Amazon, GoGrid…) o incluso construir su propia nube privada en sus datacenters usando alguna de las plataformas existentes (Eucalyptus, OpenNebula…). Así, es fácil empezar a disfrutar de los beneficios la nube como flexibilidad y ahorro de costes. Pero hay problemas ocultos.

Básicamente, todos los proveedores cloud ofrecen los mismos servicios (máquinas virtuales, almacenamiento…), pero lo hacen a través de APIs incompatibles. Los intentos de estandarización como OCCI han tenido hasta ahora poco éxito. Por tanto, las organizaciones deben ser cuidadosas a la hora de incorporar soluciones cloud. Si no, pueden surgir ‘cloud silos’ sin que sea posible imponer normas compartidas de seguridad, controlar costes, compartir recursos, etc. Otro efecto a evitar es la proliferación de APIs que supone una sobrecarga para los departamentos de TI.

20130321_cloud_1

 

Ilustración 1 Buscando problemas: mezcolanza de soluciones cloud, con múltiples proveedores y plataformas, sin un control unificado

El Cloud Service Brokerage (CSB) está pensado para tratar estos problemas. Un CSB se sitúa entre los proveedores cloud y los usuarios para facilitar el acceso y el control a los primeros. Oculta la heterogeneidad de las interfaces y servicios, proporcionando una API única. Por ejemplo, un CSB puede elegir un servicio entre diversos proveedores según el SLA con el usuario, sin que éste tenga que decidir qué servicio final usar. Un CSB también ayuda a los departamentos de TI a administrar todos los aspectos de gestión de sistemas cloud, como por ejemplo asignar presupuestos limitados a usuarios individuales. Ya existen algunas primeras soluciones CSB tales como eCloudManager  de FluidOps’, CloudMatrix  de Gravitant or CompatibleOne. Ofrecen un servicio CSB alojado, o licencian el software para que las organizaciones pueden instalar su propio broker. CompatibleOne, por ejemplo, desarrolla un CSB de código abierto que los usuarios pueden desplegar en sus instalaciones.

20130321_cloud_2

 

Ilustración 2 Los CSB pueden ser la solución

A pesar del potencial de estas soluciones, en Gradiant pensamos que aún son necesarios más pasos en el diseño de los sistemas CSB. El requisito pendiente más importante es que los CSB deben diseñarse de forma que puedan añadirse nuevas funcionalidades de forma sencilla. Dada la complejidad de muchas organizaciones, es imposible que una única solución CSB pueda atender todos sus requisitos, que además variarán en el tiempo. Cualquier organización debería de ser capaz de incluir nuevos módulos para nuevas APIs o implementar nuevas funcionalidades sin actualizar toda la distribución o pelear con todo el código fuente del CSB (un caso similar es el de los sistemas ERP, que frecuentemente deben cambiarse para adaptarlos a las necesidades de los usuarios).

Para lograr este objetivo, en Gradiant creemos que el proyecto Jclouds puede jugar un papel muy relevante. Jclouds ofrece una API única para acceder a una amplia colección de plataformas cloud. Además puede funcionar en Karaf, una plataforma que soporta la ejecución de sistemas basados en módulos, y que implementa la especificación OSGI. En Gradiant estamos analizando el potencial de Jclouds y Karaf como la base de una nueva generación de sistemas CSB, en los que se puedan añadir o modificar funcionalidades mediante módulos fácilmente ‘enchufables’. Creemos que estas arquitecturas pueden aportar la flexibilidad que los usuarios demandan, de tal forma que no estén atados a un único cloud o sistema CSB.

En conclusión, podemos decir que los futuros desarrollos en cloud girarán alrededor de los CSBs, pero estos deberán ser credos usando arquitecturas fácilmente extensibles y modificables. El cumplimiento de estos requisitos determinará qué soluciones CSB triunfan en el mercado.

 

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn