Tecnólogas del siglo XXI: Manuela I. Martín Vicente

De padres zamoranos, nuestra compañera nació en Ourense y ahora vive en Vigo. Aunque casi todo su tiempo libre lo dedica a su familia, le encanta practicar yoga, la fotografía y empaparse a fondo sobre algo diferente que le interese en concreto. Ahora confiesa que la cosa está “entre biomecánica y crianza”.

Tecnólogas del siglo XXI: Lilian Adkinson

Desde el 2009, Lilian forma parte del equipo como investigadora en el área de Servicios y Aplicaciones de Gradiant. En su tiempo libre le encanta practicar deporte e ir al cine, pero su verdadera pasión es viajar: ha visitado más de 20 países entre Europa, América y Asia. 

Tecnólogas del siglo XXI: Laura Busto

A nuestra compañera Laura le encantan las series pero lo que de verdad le apasiona son los idiomas: inglés, francés y chino son los que conoce, pero también tiene nociones en lenguaje de signos. En esta entrevista nos cuenta por qué escogió la tecnología para su futuro.

Tecnólogas del siglo XXI: Sara Cela

Nuestra compañera toca el piano desde los cinco años, le encanta el cine y jugar al voleibol. A punto de finalizar el grado de Ingeniería de Tecnologías de la Telecomunicación, esta lucense está realizando sus prácticas en el área de Información Multimodal de Gradiant.

Tecnólogas del siglo XXI: Nuria Hervella

Aunque le encanta la informática, no todo va a ser programar, así que su tiempo libre lo dedica a leer, escribir y jugar al baloncesto. Nuestra compañera Nuria ha realizado su formación práctica en centros de trabajo en el área de Servicios y Aplicaciones de Gradiant.

Tecnólogas del siglo XXI: Alicia Jiménez

Licenciada en Ingeniería de Telecomunicaciones y Máster en Preparación de Propuestas Europeas, esta extremeña afincada en Vigo prepara y hace el seguimiento de proyectos de investigación europeos, mientras que en su tiempo libre prefiere viajar o bailar, afición que le viene ya desde niña.

Tecnólogas del siglo XXI: Elena Rey

Licenciada en Ingeniería de Telecomunicaciones, a esta sanxenxina afincada en Pontevedra le encanta disfrutar de un buen libro, la pintura y los videojuegos. Elena quería ser profesora pero en esta entrevista nos cuenta por qué escogió la tecnología para su futuro.