Mujeres tecnólogas: Amparo Alonso Betanzos

 

“Que Amparo Alonso Betanzos fuese mi profesora y directora del proyecto final, ha sido un aliciente para saber que el camino que había escogido con 18 años era el que quería seguir. Su labor como investigadora, docente y divulgadora es todo un ejemplo”

No faltan mujeres referentes en el panorama tecnológico actual y para encontrarlas no tenemos que irnos muy lejos. La tecnóloga de la que hablamos hoy es una de las voces más influyentes en el ámbito de la Inteligencia Artificial en Europa y de la que Araceli Goiriz dice que fue su referente y mentora. Ella es Amparo Alonso Betanzos, ingeniera química, investigadora y catedrática de la Universidad de La Coruña en el departamento de Ciencias de la Computación. Nacida en Vigo, es la presidenta de la Asociación Española de Inteligencia Artificial (AEPIA) y coordinadora del grupo de investigación LIDIA (Laboratorio de I+D en Inteligencia Artificial) de la Facultad de Informática de la Universidad de La Coruña (UDC).

Su experiencia como pionera en el área de la Inteligencia Artificial la ha llevado a ser experta de referencia de la Comisión Europea, como miembro de la ‘Reserve List’ del High Level Expert Group on Artificial Intelligence (AI HLG), Ha sido asesora del Ejecutivo español para la redacción de la Estrategia Española en Inteligencia Artificial y actualmente forma parte del Consejo Asesor de Inteligencia Artificial del Gobierno de España.  Ha escrito o participado en 178 artículos científicos hasta la fecha. En sus entrevistas, fomenta y divulga los beneficios de la Inteligencia Artificial en la sociedad y la necesidad de un sector tecnológico paritario. Llama la atención sobre el retroceso que se está experimentando en este ámbito.

Apuntes biográficos

Nacida en una familia humilde, Amparo Alonso Betanzos (Vigo, 1961) se licenció en Química con la especialidad de Química Industrial en 1984, cuatro años después logró doctorarse en Física en la  Universidad de Santiago de Compostela con un trabajo titulado  ‘Foetos: sistema experto para el diagnóstico, pronóstico y terapia del estado fetal’. Después, continúa su carrera como investigadora en el Medical College of Georgia (Colegio Médico de Georgia) de la Universidad de Augusta (Estados Unidos). Allí es donde arranca su carrera como investigadora en Ingeniería Biomédica en donde se centró en la investigación de sistemas inteligentes aplicados a entornos clínicos. Amparo Alonso Betanzos continuó con la monitorización antenatal. Después, con un contacto constante con el personal médico consiguió ampliar su trabajo de investigación al ámbito de las UCI y de las unidades de pediatría.   

Legado en el sector tecnológico

Amparo ha escrito más de 170 artículos científicos en los que ha aportado importantes soluciones desde una perspectiva interdisciplinar. Es defensora de un uso del Big Data que mejora la calidad de vida de las personas y que favorece la sostenibilidad ambiental. En este sentido, destacan proyectos como «Scalable machine learning algorithms: Beyond classification and regression» y «LOCAW (Low-Carbon at Work: Modelling agents and organisations to achieve transition to a low-carbon Europe». 

En algunos de esos proyectos interdisciplinares consiguió simular el efecto de distintas políticas medioambientales, para la conservación del medio ambiente. Defiende que desde un ámbito aparentemente tan alejado como la informática se puede favorecer un cambio hacia un mundo más verde.

En su defensa de la Inteligencia Artificial y del Big Data advierte de que su uso puede ser muy beneficioso. Estima que puede ayudar a las personas a tomar decisiones a partir de volúmenes de datos que de otro modo no podríamos manejar. 

Curiosidades

Amparo es una de las máximas referentes y pioneras en España en el uso de Inteligencia Artificial aplicada a las ciencias sociales. Es una tecnóloga comprometida con el fomento de las carreras STEM entre las niñas y jóvenes. Señala el retroceso que se está viviendo en este sentido. Para ello, aporta algunos datos como por ejemplo que en la actualidad el porcentaje de graduadas en informática ha bajado del 30 al 12% desde que empezó la carrera. Apunta a que es un problema de estereotipos que se fomentan desde la infancia y en los medios de comunicación. Según explicaba en esta entrevista, “desde los medios de comunicación se está inculcando una serie de exigencias estéticas a las niñas”.

También menciona estudios que dicen que incluso niños y niñas de 9 años asocian la ingeniería y la informática con destrezas y capacidades masculinas. Asimismo, señala que la educación es fundamental para terminar con esta brecha de género. Así lo hizo en la ceremonia de entrega del premio Maria Josefa Wonenburger con el que fue galardonada en 2020 y con el que la Xunta reconoce las trayectorias relevantes de mujeres en los sectores de la ciencia y la tecnología.

En su discurso, describió la situación actual de la infrarrepresentatividad de la mujer en el sector tecnológico como “un fenómeno complejo que tiene que ver con la educación que damos a nuestros hijos y a nuestras hijas, a veces sin querer, con la forma en la que nos relacionamos en la sociedad, con la publicidad, con la visualización tan escasa que se hace de las mujeres en ciencia. Tú preguntas a un niño o a una niña qué mujeres científicas conocen y sabrán llegar a poco más allá de Marie Curie”. 

Para difundir y dar visibilidad a las carreras de otras mujeres referentes del ámbito tecnológico iniciamos estas entradas en nuestro blog con estos artículos.  Os animamos a seguir descubriendo las trayectorias profesionales de otras Mujeres Tecnólogas:

Mujeres tecnólogas: Kimberly Bryant

Mujeres tecnólogas: Maryam Mirzajani